LA IMPORTANCIA DE SABER ESCUCHAR PDF Imprimir E-mail
Escrito por Administrator   
Jueves, 17 de Noviembre de 2011 16:15

escucharWiston Churchill decía “Se necesita coraje para pararse y hablar; pero mucho más se necesita para sentarse y escuchar”

 

La habilidad de saber escuchar a los demás, además de cultivar la tolerancia y la paciencia, le ayudará a obtener relaciones con grandes beneficios no sólo a su alrededor sino en su cuerpo y su vida. Pe antes de profundizar en el tema, es preciso que se cuestione ¿Se considera una persona tolerante y paciente? ¿Sabe escuchar a las personas? ¿Qué conflictos le ha originado el no saber escuchar?

 

Estas preguntas es necesario responderlas con sinceridad, pues nos ayudarán a evaluar cómo esta su rol frente al saber escuchar. Este arte es fundamental para crecer como personas, para evitar muchos de los conflictos e intolerancia que se genera por no saber y no permitir que otra persona exponga sus ideas e inquietudes; y se convierte en un medio para conocernos mutuamente.


 

 

Asimismo el doctor Frances Torrealba dice que una guía exacta para desarrollar el arte de saber escuchar es saber comprender a los que amamos y desprendernos de nuestro ego; lo cierto es que muchas personas cuando conversan centran su atención en lo que dirá después que termine de hablar la otra persona, sin ni siquiera comprobar lo que creen haber oido y mucho menos reconocer el tono o los matices emotivos.

 

Es claro que el arte de saber escuchar se encuentra presente en personas con altos niveles de inteligencia emocional, además es considerada como la primera de las aptitudes que determinan el manejo de las relaciones lo que posibilita comprender a los demás y en el que se incluye percibir sentimientos, perspectivas ajenas e interesarse activamente por sus preocupaciones.

 

Un consejo útil para escuchar a quienes nos necesitan es ingresar en silencio al mundo privado del otro y dejar que sea el mismo.

 

A continuación identifique algunas situaciones que le dirán que NO está escuchando:

- Dice que entiende una situación aunque nunca la haya vivido.

- Dice tener una respuesta para el problema de la otra persona sin dejar que esta termine de expresarlo.

- Interrumpe a la otra persona antes de que termine de hablar, o le complementamos sus oraciones.

- Esta impaciente por tener la palabra en lugar de dejar hablar a la otra persona.

- Tiene su experiencia con lujo de detalles, haciendo que la otra persona sienta que su problema no tiene importancia

- Hablamos al mismo tiempo con más de una persona.

- Rechazamos el agradecimiento de la otra persona afirmando que no hicimos nada para merecerlo.

 

 

En cambio SI escuchamos cuando: 

-          Realmente tratamos de entender lo que dice la otra persona, aunque se exprese con dificultad

-          Entendemos el punto de vista del otro, aunque vaya en contra de nuestras más sinceras convicciones

-          Nos damos cuenta que el tiempo que le dedicamos a los problemas del otro nos ha desgastado también a nosotros

-          Dejamos que el otro tome sus propias decisiones con dignidad, aunque pensamos que puede estar equivocado.

-          No le sacamos el problema de la espalda a la otra persona, pero si la dejamos que lo resuelva de la manera que prefiera

-          No le ofrecemos un consuelo religioso a la otra persona, porque nos damos cuenta que no esta lista o no es lo que busca

-          Le damos a la otra persona el espacio suficiente para que se de cuenta por si misma que es lo que va mal.

-          Aceptamos la gratitud de la otra persona y le deseamos cuánto bien nos hace saber que le pudimos ayudar cuando lo necesitaba

 

Por último Renny Yagosesky, nos da algunas medidas que podemos implementar basadas en el respeto y el sentido común:

-          Valorar la capacidad de escuchar como una cualidad importante

-          Conversar de manera conciente

-          Respetar los estilos de relación individuales y no juzgar o contradecir si no es estrictamente necesario

-          Practicar la auto-limitación verbal (hablar lo necesario) para acostumbrarse a escuchar

-          Controlar el impulso de interrumpir, desmentir o aconsejar

-          Prestar atención a los valores y emociones de los demás, ya que nos indican las causas de sus conductas.

-          Mirar a su interlocutor, aunque con intermitencia para no asustarlo

-          Responda sus preguntas o afirmaciones usando palabras o expresiones cortas  (ah, entiendo, claro) o pequeños gestos.

Por @nari.

Comparte este Post

Última actualización el Jueves, 17 de Noviembre de 2011 16:23
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar